¿Qué es la disfagia?

Muchos cuando escucháis esta palabra no tenéis claro de dónde viene o a qué afecta; la disfagia es el trastorno y desorden de la deglución que se puede producir en una o varias de las cuatro fases del proceso deglutorio (fase preparatoria, fase oral, fase faríngea y fase esofágica). La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido los trastornos de la deglución como una discapacidad que afecta al sistema digestivo.

La disfagia va ligada a la aparición de complicaciones clínicas como la desnutrición y/o deshidratación, neumonías aspirativas, ansiedad y depresión, estas dos últimas originadas por crisis de pánico o ansiedad durante las ingestas.

Según el Instituto de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello de Madrid, la disfagia es la condición médica que causa dificultad o imposibilidad absoluta al momento de tragar alimentos sólidos y líquidos, volviéndose un proceso muy complicado obligando a pacientes en situación grave a buscar vías alternativas de nutrición.

¿Qué tipos de disfagia hay?

Encontramos dos tipos, la disfagia orofaríngea en la que las dificultades aparecen en estructuras de la cavidad oral y la faringe y la disfagia esofágica en la que encontramos dificultades más allá de la faringe, en el esófago.

¿Cuáles son los signos de alarma de la disfagia?

Algunos de los síntomas de la disfagia son:

  •       Dolor o incapacidad para tragar.
  •       Sensación de cuerpo extraño, frecuentemente en la garganta.
  •       Pérdida de peso.
  •       Pérdida de apetito.
  •       Aumento del tiempo de las comidas.
  •       Cambio de voz (voz húmeda).
  •       Tos posterior a la deglución.

¿Hay alguna manera de saber si tengo alteraciones deglutorias?

Tenemos herramientas rápidas y sencillas además de fiables para poder hacer un despistaje sobre la disfagia. Una de ellas es el test EAT-10 (Eating-Assessment Tool-10) que es una escala de autoevaluación analógica verbal, unidimensional y de puntuación directa que, mediante diez preguntas a responder de manera subjetiva en una escala de 0 a 4 podremos conocer el grado de dificultad deglutoria que tiene el individuo.

¿En qué puede ayudarnos el logopeda?

El logopeda es el profesional encargado de, entre otras cosas, mejorar mediante técnicas de rehabilitación, maniobras posturales y modificaciones del entorno, la eficacia y la seguridad de la deglución. Además, ayudará a identificar la necesidad de realizar pruebas instrumentales complementarias para enfocar con mayor precisión el tratamiento, conocer la gravedad de la situación y poder seguir la evolución de este. En Clínica LOTO, nuestro centro de psicología y logopedia, estaremos encantados de ayudarte ¡Contáctanos!

 

CRISTINA

Logopeda de Adultos en CLÍNICA LOTO. Dentro de este maravilloso mundo me he especializado en población adulta, actualmente trabajo parálisis faciales, problemas derivados del bruxismo y el SAOS, alteraciones del lenguaje etc.

Otros posts relacionados